No hace falta complicarse en la cocina más de lo necesario, para hacer algo rico.

Se pueden cocer las judías o comprar una buen conserva y un buen tomate frito, y el resultado es igual de bueno que si cuezo las judías, y hago yo el tomate.

Todavía me acuerdo cuando mi madre traía bacalao seco en salazón, y mi padre y yo lo “robabamos” de la despensa y nos lo comíamos tal cual, quitándole un poco la sal y la piel. Nos encantaba.

El amor por los salazones me lo inculcó mi padre, que le encantaban. Son recuerdos muy bonitos de mi infancia.

A mi personalmente, las queseras típicas con la base de madera, no me gustan. Me parecen anti higiénicas.

Las bases de madera cogen olores y van cogiendo un tono cetrino asqueroso con los años, y no se pueden barnizar puesto que es para uso alimentario. Así que basándome en las típicas tarteras para dulces, he pensado, y porque no hago yo lo mismo para mi queso??.

No se que contaros sobre el pollo, que no sepamos ya todos. Conozco poca gente que no le guste. Es una ave muy humilde y muy versátil que se presta a muchas elaboraciones y que con todo lo que le pongas está bueno.

El arroz negro es un plato típico de muchas zonas del mediterraneo. Se puede encontrar en Italia, en la regiones de Friuli y Veneto, así como en muchas zonas de Levante.