Se dice que de los errores se aprende y también se pueden sacar recetas nuevas, y que encima están buenas. Bueno, pues ese ha sido mi caso con esta receta.

He intentado hacer muchas veces las rosquillas, con diferentes recetas, y nada……. que no es lo mío. O duras como piedras o se deshacen, o se quedan crudas por dentro.

Pues eso me pasó ayer. La masa cruda. Les baja el fuego, nada….. tiré como unas 6 rosquillas y claro, que hacía con la masa, con el trabajo y el dinero invertido?, pues se me ocurrió meter la masa que me quedaba en el horno.

El resultado, ha sido espectacular!!!. Tanto es así que quiero compartirlo con vosotros.

Por dentro no quedan con la misma textura que las fritas, quedan como las rosquillas típicas de Madrid, que se consumen en San Isidro. Mis favoritas.

Estoy tan contenta….

Os cuento exactamente como las he hecho.

INGREDIENTES PARA LAS ROSQUILLAS:

  • 600 gr. de harina de todo uso
  • 150 gr. de azúcar
  • 2 huevos enteros + uno para pintar
  • 150 ml de aceite de oliva (o un vaso pequeño sin llenar del todo)
  • 100 ml de zumo de naranja
  • 40 ml de anís
  • Anisetes (al gusto)
  • 1 sobre de levadura para repostería
  • 4 sobres de gaseosas para repostería (2 parejas)

PARA LA GLASA:

  • Azúcar glas
  • Agua
  • Esencia de anís

PREPARACIÓN:

Mezclamos los huevos con azúcar hasta formar una crema. Añadimos los líquidos (el aceite, el zumo y el anís). Mezclamos bien.

Donde pesemos la harina, añadimos las levaduras (los sobres de gaseosas y la levadura para repostería), lo mezclamos bien y lo añadimos a la mezcla anterior.

Mezclamos con las varillas todo muy bien.

Sacamos a una mesa impregnada de aceite, nos humedecemos las manos con aceite, añadimos los anisetes a la masa, seguimos amasando, hasta obtener una masa lisa.

La dejamos reposar una hora.

Amasamos un poco más. Cuando presionemos suavemente el dedo en la masa y veamos que vuelve a su sitio, estará lista.

Sobre una bandeja forrada de papel de horno, cogemos trozos de masa, hacemos bolas, las posamos en la bandeja, y con el dedo indice hacemos los agujeros. Movemos el dedo por dentro del agujero para abrirlo.

Pintamos con un huevo batido. Horneamos unos 10 minutos a 180 ºC.

Las sacamos, las dejamos enfriar y hacemos una glasa.

En un cuenco ponemos suficiente azúcar glas para glasear todas. Añadimos unas 4 gotitas de esencia de anís, y una pizquita de agua. Removemos bien. Tiene que quedar una textura densa, pero que nos permita glasear.

Con la misma cuchara que hemos revuelto la glasa, vamos esparciendo sobre las rosquillas.

HALA A DISFRUTAR!!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: