Las patatas hasselback, son una receta sueca, que data del 1700. Se inventaron en el restaurante Hasselbak de Estocolmo.

Son perfectas como acompañamiento de cualquier plato y son muy fáciles de hacer.

Se hacen con la piel, por eso tienen que ser de piel fina, y bien bien lavadas con un cepillito. Yo tengo uno en la cocina solo para verduras.

La mayor dificultad está en cortarla, y digo dificultad porque hay que tener cuidado de no cortar hasta el fondo, pero realmente no son difíciles de cortar.

Se trata de cortar una patata, sin llegar hasta el final, y en láminas de medio centímetro, más o menos. Tampoco se trata de estar con una regla o un metro.

Cuando esté cortada se abre un poco, con mucha maña, y se les pone una lámina de mantequilla entre medias. Si no te gusta la mantequilla, pues le pones un chorrito de aceite de oliva. A mi me encanta la mantequilla, y sobre todo con las patatas.

Se sal pimentan y se meten en el horno a 200 º C. Cuando estén hechas, se sabe pinchándolas con un palito o cuchillo, se pone un poco el grill para que cojan un poco de color.

Se sirven con alguna hierba, yo les he puesto cebollino muy picadito.

Riquísimas. Hacedlas no son difíciles y quedan estupendas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: