TORTILLA ESPAÑOLA

La verdad es que no se por qué nunca se me ha ocurrido publicar algo tan nuestro y tan exquisito y a la vez tan humilde. Parece fácil, pero no lo es. Tiene su “aquel” saber hacerla. Yo no me considero ni mucho menos una experta en tortillas. He de confesar que no es “plato fuerte”, pero esta me salió espectacular. Ese título se lo dejo a mi hermana que las hace espectaculares de buenas.

La tortilla requiere de mimo y paciencia. Si intentas hacer una tortilla deprisa, no te saldrá tan buena como una que hagas con mimo y cariño, pero esto pasa con todas las recetas. No se de ninguna receta que la haya hecho deprisa y saliera buenísima.

Os voy a contar cómo se hace o como me enseñó mi madre y mi hermana a hacerlas, y es como yo las hago.

INGREDIENTES (para una tortilla para 4 personas):

  • 4 patas grandes
  • 6 huevos grandes
  • 1 cucharada sopera de leche
  • 1 cebolla grande
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen

PREPARACIÓN:

Partimos las patatas, ya peladas,  por la mitad a lo largo. Y después cada trozo en trozos no demasiado finos, como de 3 mm. Ni gordos ni finos como si fueran para hacer chips. 

Ponemos aceite suficiente en una sartén, para que queden casi cubiertas de aceite. Cuando el aceite esté caliente las echamos y las hacemos a fuego medio alto. Tiene que estar pochadas, ni cocidas en el aceite ni crujientes. Tiene que estar frita, pero blandita. Para eso jugamos con la temperatura del aceite. Si lo ponemos muy bajo, se cocerán en el aceite. Y si lo ponemos muy alto se quemarán y se quedarán poco hechas por dentro. 

Picamos la cebolla en trozos ni muy grandes ni muy pequeños. 

Añadimos la cebolla a las patatas. Terminamos de hacerlas. Cuando veamos que empiezan a hacerse, añadimos la sal y las mezclamos. 

Batimos los huevos con la leche. Este truco se lo dió un chef a mi madre y lo que hace es que te deja la tortilla más jugosa. Eso lo haces si te gusta hecha pero jugosa, que no es lo mismo que el huevo esté sin terminar de cuajar. Son dos cosas diferentes. Hay gente que la prefiere con el huevo chorreando, y gente que le gusta el huevo hecho y cuajado, pero al mismo tiempo jugosita, no una tortilla seca como si fuera del supermercado. 

Cuando la patata esté hecha, se saca con una espumadera, junto con la cebolla, y se añade al huevo batido. Prueba una patata y mira el punto de sal. Si hace falta añade más y mezcla. En el mismo bol del huevo, rompemos un poco más la patata con la espumadera, pero sin llegar a hacer un puré. La patata tiene que notarse en la tortilla al comerla. 

Retiramos el aceite y dejamos apenas unas gotas. Para eso estamos usando una sartén antiadherente. 

Si quieres una tortilla gordita, ponla en una sartén más pequeña, y te quedará más gorda.  

Vertemos nuestra mezcla a la sartén. Bajamos el fuego y lo ponemos a fuego medio, que vaya cuajando lentamente. 

Cuando veamos que los bordes ya empiezan a cuajarse es hora de darle la vuelta con una tapa lo suficientemente grande para el tamaño de la tortilla. Volcamos del revés en la sartén y hacemos el otro lado. 

Si la quieres menos hecha, sube un poco el fuego, para que se dore antes y se haga menos por dentro, en este segundo volteado. Cuando al mover la sartén veas que está suelta, es que ya la tienes lista para servir y disfrutar. 

 

HALA A DISFRUTAR!!!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s