Como hacer una masa de pizza fina y crujiente en casa, en un “plis plas”.

PARA DOS PIZZAS MEDIANAS

INGREDIENTES PARA LA MASA:

  • 400 gr. de harina normal de todo uso
  • 200 ml de agua tibia
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen
  • 15 gr. de levadura fresca
  • Sal
INGREDIENTES PARA LA PIZZA MARGARITA:
  •  Mozzarella
  • Tomate natural
  • Albahaca
  • Aceite de oliva virgen
PREPARACIÓN DE LA MASA:
En un bol ponemos la harina. Hacemos un hueco en el centro, y añadimos la levadura disuelta en el agua, la sal y el aceite.
Con las manos o con una espátula de panadero, vamos mezclando desde la orilla hasta el centro todos los ingredientes. Terminamos de hacerlo con la mano.
Cuando tengamos todo bien mezclado, lo sacamos a la mesa, previamente enharinada, y amasamos bien, hasta conseguir una masa elástica.
La volvemos a poner el el bol, y la tapamos para que repose y doble su tamaño. Si hace frío hay que ponerla en un lugar templado.
Pasado una hora o más, todo depende de la temperatura ambiente, habrá doblado su tamaño.
La pasamos a la mesa enharinada. La dividimos en dos. Si solo vas a hacer una pizza, la otra la envolvemos muy bien en film y la congelamos. Cuando la vayamos a necesitar la sacamos para que se descongele a temperatura ambiente.
La mitad que vamos a usar la estiramos muy bien con el rodillo, hasta que quede una lámina fina.
La ponemos en la bandeja especial para pizza. Le ponemos la mozzarella cortada en rodajas y el tomate también en rodajas finas.
La horneamos en la parte más baja del horno para que se vaya cociendo la masa por la parte de abajo, y quede crujiente.
Cuando la sacamos, le ponemos unas hojas de albahaca y un chorrito de aceite por encima.
HALA, A DISFRUTAR!!!!

 

Hace tiempo mi madre me regaló una orza pequeña para hacer el lomo, las costillas e incluso chorizos y conservarlos como se hacía antiguamente.
Antes, ahora ya no tanto, una vez al año se hacía la matanza del cerdo en los pueblos y una forma de conservar la carne y que durara meses, era haciéndola así, con un tipo de adobo y luego confitarla en aceite y manteca para posteriormente guardarla en una orza de barro cubierto con la mezcla de aceite y manteca.

Rescatando recetas de mi abuela que mi madre tenía por ahí escritas, he encontrado como se hacía. Lo único es que en vez de guardarlo en la orza, lo he preferido guardar en un tarro hermético, por tema de espacio.

Además, como veréis, he hecho muy poca cantidad para probar que tal me sale, antes de volverme loca y hacer una gran cantidad.

INGREDIENTES:

  • Un trozo de lomo entero, sin cortar
  • Una cucharadita de canela
  • Una cucharadita de pimienta molida
  • Una cucharada de pimentón
  • Sal
  • 4 ajos picados finos o machacados
  • 1 vaso pequeño de vino blanco
  • 7 clavos
  • 1 cucharada de orégano
  • Aceite de oliva
  • 1 tarrina de manteca de cerdo
PREPARACIÓN:
En una fuente ponemos todos las especias junto con el vino, y removemos bien.
Cortamos el lomo en filetes ni muy gordos ni muy finos, sin llegar al final de la pieza, y con el adobo lo vamos metiendo por todas partes y por entre medias de los filetes.
Lo tapamos y lo dejamos en la nevera, mínimo 24 horas, dándole la vuelta de vez en cuando, para que coja el adobo por todas partes.
……Al día siguiente, lo sacamos, terminamos de partirlo y secamos los filetes con un poco de papel de cocina.
En una sartén ponemos la manteca y terminamos con el aceite de oliva. Lo suficiente para que cubra perfectamente los filetes.
Los vamos confitando a fuego medio/bajo, despacito, sin prisas. No tienen que dorarse, solo hacerse bien por dentro. Por eso es importante controlar la temperatura.
Según los vayamos sacando, los vamos poniendo en un tarro hermético o en una orza de barro.
Cuando terminemos de hacerlos, vertemos el aceite en el tarro, y lo dejamos abierto hasta que se enfríe. Una vez frío lo podemos tapar y estará listo para guardar y comer cuando queramos. Tan solo habrá de darle un pequeño calentón o si no está en la nevera, comerlo a temperatura ambiente.

Esta es la famosa hamburguesa del chef Gordon Ramsay, pero con mi pequeño toque especial que siempre me gusta dar a las recetas que publico de otros personas. Casi siempre quito, pongo o sustituyo algo de la receta base.
En esta ocasión la he hecho con mezcla de añojo y cerdo, porque a mí, la carne de ternera no me gusta, vamos, solo como cerdo o pollo y cordero,  porque el resto de carnes y de bichos vivientes no me gusta.

La ternera, el buey y todo eso lo compro para mi marido. Como hoy si iba a comer una hamburguesa, pues la he hecho mezclada al 50 %, para que me la pueda comer yo y no me sepa tan fuerte.

Otra cosa que le añadido a la receta base, y que creo le da un toque especial, es una cucharada sopera de jerez dulce y la mostaza la he comprado es alemana tipo Bávaro dulce.

El resultado ha sido espectacular.

La próxima vez voy a experimentar añadiendo a la carne un pequeño toque de queso manchego curado rallado.

INGREDIENTES PARA 4 PERSONAS:

  • 750 gr. de carne picada
  • Sal
  • Pimienta negra recién molida
  • 2 cucharaditas de mostaza Bávara dulce
  • 2 yemas de huevo
  • 2 cucharaditas de salsa worcestershire
  • 2 cucharadas de ketchup
  • 1 cebolla morada pequeña triturada
  • 1 cucharada sopera de jerez dulce
  • Pan especial de hamburguesas
PARA ACOMPAÑAR:
  • Patatas
  • Hojas de cogollo de lechuga
  • Queso Havarti en lonchas
  • Bacon ahumado
  • Rodajas de tomate
  • Rodajas de cebolla
  • Huevo frito (opcional)
  • Salsas al gusto
PREPARACIÓN:
Se pone la carne con todo lo que es para el adobo y se mezcla muy bien con las manos bien limpias.
Se deja reposar en la nevera y tapado, durante unas horas para que coja todo los sabores.
Se les da forma y se hacen en una plancha o gril bien caliente. Al mismo tiempo hacemos el bacon.
Para hacer las chips de patatas, las cortamos muy finas con una mandolina y las vamos friendo muy a poquitos, con bastante aceite, para que no se pequen unas a otras, añadiéndolas a la sartén o freidora de una en una para que no se peguen unas a otras y se quedan crugientes.
Las vamos sacando a un plato con papel de cocina para que absorban el exceso de aceite y las salamos.
Nos montamos nuestra hamburguesa con lo que queramos y la acompañamos con las chips.
Riquísimas!!!!!!

A quien no le gustan unas crujientes y doraditas alitas de pollo?, pues si además, las aliñamos con mi salsa para alitas, te rechupas los dedos.

INGREDIENTES:

  • Alitas de pollo
  • Perejil
  • Un diente de ajo
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen
  • Sal
  • 1 cucharada de las de postre de limón
  • 1 cucharadita de las de moca de vinagre
PREPARACIÓN:
 
En un frasco de cristal añadimos el ajo rallado, el aceite, el vinagre, la sal, el limón y unas hojas de perejil picado.
Cerramos el frasco y lo agitamos con fuerza.
Probamos y rectificamos de sal, vinagre o limón si es necesario.
En una freidora hacemos bien las alitas, y cuando estén doraditas, las sacamos a un plato, fuente, o lo que queramos y echamos por encima nuestro aliño.
Comemos con las manos 😉😋😋

Probarlo porque están riquísimas. Esta misma salsa también se puede usar para unos filetes de pollo, un pescado, una sepia……..

Alioli o ajioli, los dos términos son válidos. Le da nombre a una salsa espesa que se hace originalmente con ajo y aceite, por eso se le llama también aji-oli.

La más fácil es la a la que se le añade una yema de huevo, para que cunda más y sea más fácil montarla.

Yo la original, la de ajo y aceite la he hecho una vez en mi vida.

Esta que os voy a mostrar es la que lleva una yema de huevo. Se hace con mortero, maza y varilla. Nada de coger una mayonesa y ponerle un ajo, que es lo que todo el mundo hace. para mí eso no es alioli es mayonesa con ajo y no tiene nada que ver en sabor y color.

Lo primero que hacemos es poner en un mortero un diente de ajo grandecito y una pizca de sal. Lo machacamos todo hasta hacer una pasta.

Le añadimos la yema de huevo.

Con unas varillas, mezclamos muy muy bien, hasta formar una pasta densa.

A partir de aquí, vamos añadiendo a muy muy poquitos aceite de oliva virgen, sin dejar de remover con fuerza. Para que nos se nos mueva el mortero, ponemos debajo un paño húmedo o un trozo de papel de cocina húmedo.

Veremos como va montando y creciendo la salsa. Tiene que quedar como una crema muy espesa y con bastante consistencia.

Con un huevo y muy poquito aceite nos sale la cantidad que veis en la foto principal. Suficiente para dos personas.

Si queréis más cantidad, tendréis que poner un diente ajo más, una yema más y un poquito de aceite de más.

Tened en cuenta que es muy potente de sabor y que con solo un poquitín que cojamos es suficiente.

Espero que lo hagáis porque no tiene color con lo que venden o te sirven por ahí.