No se que contaros sobre el pollo, que no sepamos ya todos. Conozco poca gente que no le guste. Es una ave muy humilde y muy versátil que se presta a muchas elaboraciones y que con todo lo que le pongas está bueno.

IINGREDIENTES:

  • 1 pollo entero limpio
  • 3 patatas medianas
  • 1 vaso pequeño de coñac
  • 1 vaso, de los de agua, de vino blanco
  • Mi pasta de ajo y perejil (pincha para verlo en el blog) SALSA DE AJO Y PEREJIL 
  • Un chorrito de aceite
  • Sal

PREPARACIÓN:

Con las manos bien limpias untamos el pollo con la pasta de ajo y perejil, echamos una pizca de sal y un chorrito de aceite sobre la piel, para que se quede crujiente y bonita.

Pelamos y partimos las patatas en dos mitades.

Añadimos el vino y el coñac a la fuente, sin regar por encima del pollo.

Lo horneamos a 200 º C. durante 4 horas. De vez en cuando vamos mirando como va el caldito para ir añadiendo, si es necesario.

El pollo ha salido doradito, y súper tierno. Riquísimo.

Como podéis ver es una receta muy sencilla y muy agradecida.

HALA A DISFRUTAR!!!

El arroz negro es un plato típico de muchas zonas del mediterraneo. Se puede encontrar en Italia, en la regiones de Friuli y Veneto, así como en muchas zonas de Levante.

Es un plato que se cree que es de origen croata. En cada sitio se cocina de forma diferente, pero lo que el denominador común en todos en la tinta del calamar o sepia y el arroz.

Es un plato muy sencillo de hacer y está riquísimo con pocos ingredientes.

INGREDIENTES (para dos personas):

  • 4 Calamares pequeños
  • 100 gr. de carabineros pequeños o gambas
  • 1/2 cebolla pequeña
  • 1 cucharada de tomate frito casero
  • 1 diente de ajo
  • 2 tacitas de arroz
  • 2 sobres de tinta
  • 2 cucharadas de aceite
  • Caldo de pescado
  • Sal

PREPARACIÓN:

En una paella, ponemos el aceite, la cebolla picadita y el ajo. Lo rehogamos.

Añadimos el tomate frito, los calamares troceados y los carabineros. Lo rehogamos todo.

Añadimos la tinta disuelta en un poquito del caldo, y el arroz. Añadimos la sal y lo rehogamos. 

Añadimos el caldo, tres tacitas de las que hemos usado para el arroz, por cada taza. Osea, tres partes de caldo por una de arroz.

Lo hacemos como una paella. Ponemos el fuego a tope, y cuando veamos que el arroz “empieza a querer asomar” bajamos el fuego a la mitad y lo dejamos sin tocar unos 12 minutos. A mitad de la cocción podemos probar de sal y rectificar si es necesario.

A los 12 minutos debe de estar hecho, debe estar al “dente”, lo justito para apagar el fuego, taparlo y dejarlo reposar otros 10 minutos. El arroz debería quedar justo en su puto. Ni duro en el centro ni pasado. Perfecto.

Yo lo hago así con la inducción y queda perfecto. Os lo aseguro. A mi no hay cosa que más asco me de que un arroz o una pasta blanda o pasada.

 

Me da vergüenza publicar algo tan sencillo, pero al hacerlo pienso en toda esa gente que no sabe cocinar, o que se está iniciando en ello.

Por todos ellos va esta receta tan fácil y tan rica.

INGREDIENTES:

  • 1 Vaso de los de agua de macarrones por persona
  • Chorizo
  • Jamón serrano
  • Sal
  • Una cucharada de aceite
  • Queso para rallar

PARA LA BECHAMEL:

  • 40 gr. de mantequilla
  • 50 gr. de harina
  • 500 ml de leche caliente
  • Sal
  • Dos cucharadas de queso en polvo

PREPARACIÓN:

En una olla ponemos agua a hervir con dos puñaditos de sal. Cuando esté hirviendo, añadimos los macarrones. Un vaso por persona.

MACARRONES BECHAMEL3

Los cocemos el tiempo que indique el fabricante de la pasta.

Cuando estén cocidos, los escurrimos y los dejamos en la olla.

Preparamos la bechamel……

En una sartén ponemos la mantequilla a derretir, añadimos la harina y lo dejamos que coja un lijero color tostado. A fuego medio, añadimos de golpe la mitad de la leche caliente, y con una espátula o una varilla, vamos mezclando todo muy bien para que no queden grumos. Añadimos un poco de sal.

Antes de que siga espesando, vamos echando el resto de la leche a poquitos, mientras seguimos mezclando. No hay que dejar de remover. Añadimos el queso en polvo.

Cuando hayamos terminado con la leche, dejamos a fuego muy bajo y que haga “chu chup”, durante unos minutos. Probamos de sal y añadimos si es necesario.

Lo apartamos del fuego.

En una sartén ponemos una pizca de aceite, el chorizo y el jamón y los rehogamos un poco.

Lo mezclamos con los macarrones en la misma olla.

Vertemos los macarrones a una fuente de horno, y encima la bechamel. Rallamos queso, el que más nos guste. Yo le he puesto manchego.

Gratinamos y cuando estén doradito el queso, servimos.

HALA A DISFRUTAR!!!

 

A quien no le gusta un buen cocido, sobre todo en invierno, para reconfortarnos del frío. Además de ser un plato muy completo y con mucho alimento.

Antiguamente a las parturientas, para que repusieran fuerzas se les daba un buen caldo con gallina.

Hoy en día el cocido está de moda y se sirve en muchos restaurantes como un plato especial, con sus tres vuelcos, que es como hay que comerlo. La sopa, las verduras con la carnes y los garbanzos.

Espero que os guste y que lo hagáis.

INGREDIENTES:

  • Morcillo
  • Una morcilla
  • Chorizo fresco
  • Una patata
  • Un trozo de repollo
  • Una ramita de apio
  • Un nabo
  • Una zanahoria
  • 1/4 de gallina
  • Huesos de ternera
  • Un hueso de jamón
  • Un trozo de tocino fresco
  • Garbanzos
  • Sal
  • Azafrán

PREPARACIÓN:

La noche anterior a hacer el cocido, ponemos los garbanzos (un puñado por persona) a remojo, cubiertos de agua.

Para preparar el cocido, ponemos lo primero todas las carnes y huesos, excepto la morcilla, en el fondo de la olla. A mí, personalmente, para que todo el mundo pueda comer bien y repetir, me gusta poner 1chorizo para cada dos personas.

Este como era para 6 personas, lleva 3 chorizos y 1/2 k. de morcillo.

No me gusta que cuando alguien come en mi casa cocido, se quede excaso de carnes y se queden con hambre o con ganas de más, como me ha pasado a mí en otras casas donde me han invitado y casi había que rifar el cachito de chorizo o de morcilla.

A continuación, ponemos en una red de silicona, si la tenemos, todas las verduras, menos la patata. De esta forma la verdura no aparece luego desecha por el cocido.

Lo mismo hacemos con los garbanzos, en una red de malla que se vende específico para ello.

Y las ponemos encima de lo anterior. Si lo pusieramos al revés, se aplastaría con el peso de la carne y los huesos. Cubrimos de agua y ponemos a hervir.

Cuando empiece a hervir veremos esa espuma que le sale de las grasas de la carne. Con una espumadera de malla, vamos recogiéndola y tirando a un plato, hasta que deje de salir. Paciencia.

Cuando ya hayamos terminado de espumar el caldo, añadimos unas hebras de azafrán. Tapamos y dejamos que hierva. Cuando empiece a pitar, bajamos el fuego y dejamos cocer 10 minutos.

Quitamos del fuego, dejamos que se enfríe para poder abrir la olla y añadimos la patata y la morcilla. Probamos de sal, y si es necesario se pone.

Ponemos a cocer otros 10 minutos.

Cuando lo tengamos frío para poder abrir, podremos sacar y separar en fuentes y en una sopera el caldo.

En una fuente alargada ponemos las verduras y las carnes. El chorizo y la morcilla lo servimos partido en tres trocitos.

Y en una fuente servimos los garbanzos para que luego cada  cual se sirva lo que quiera. Lo mismo con los garbanzos, están enteritos por ponerlos en la malla.

Y a disfrutar!!!! de un rico cocido.

Si os sobran garbanzos, una forma de aprovecharlos es calentarlos con un huevo revuelto y si queréis un poco de cebolla pochada. A mi marido le encantan así. Y con la carne de la gallina y del morcillo se pueden hacer croquetas o mezclarlo con los garbanzos.

A quien no le gustan unos buenos spaguetti?. Yo creo que a todo el mundo, niños y mayores.

Estos son súper fáciles de hacer y qué decir de la pinta que tienen…….. están buenísimos.

INGREDIENTES PARA DOS PERSONAS

  • 200 gr. de spaghetti
  • 250 gr. de gambones
  • Perejil
  • Sal
  • Aceite
  • 3 dientes de ajo
  • Guindilla

PREPARACIÓN
Ponemos una olla grande con agua y un poco de sal, a cocer y cuando empiece a hervir el agua, añadimos los spaguetti.

Dejamos que cuezan 15 minutos, algo menos de lo que indique el fabricaten.
Mientras tanto, vamos a preparar unos gambones al ajillo.
Pelamos las gambas y en una sartén añadimos un poquito de aceite, dos o tres trocitos de guindilla y los ajos.

Cuando los ajos empiezan a dorarse, añadimos los gambones pelados y sin la tripa, y la sal.

Los hacemos. Añadimos a esa misma sartén los spaghetti y los rehogamos con los gambones.

Los servimos con un poquito de perejil picado.

Fáciles, facilísimos y bueno, que los hagáis.

 

HALA, A DISFRUTAR!!!

Esta ensalada la he copiado del restaurante al que solemos ir cuando vamos a nuestra casa de la Sierra de San Vicente. El restaurante es Casa Wimba. Os recomiendo que vayáis a pasar el día y por supuesto, a comer. No os olvidéis de hacer reserva antes.

Los higos también son de la conservera que hay allí La Tejea. Las conservas que hacen son con productos de la zona, totalmente artesanales y se pueden comprar en cualquier tienda del pueblo o en tiendas de productos gourmet.

A la ensalada le he dado mi toque especial, para que no sea exactamente igual.

Éxito asegurado si la hacéis.

INGREDIENTES:

  • Higos confitados (uno por persona)
  • Mezcla de ensalada
  • Queso crema
  • Salmón ahumado
  • Jamón ibérico en lonchas
  • Pan para freír
  • Sal
  • Vinagre de modena
  • Aceite de oliva

PREPARACIÓN:

En una fuente alargada se pone un poco de hojas de la ensalada. Se aliña con un chorrito de aceite, sal y un chorrito de vinagre.

Se fríen los cuscurros y se reservan.

Se parten los higos por la mitad, se les pone un poco de queso y encima una lonchita de salmón enrollado.

ENSALADA DE HIGOS5

Se van colocando en la ensalada.

Se enrollan unas lonchitas de jamón, y se van colocando.

Se ponen los cuscurros.

Lista para servir!!

Se sirve a cada comensal un poquito de la ensalada con un higo, una o dos lonchas de jamón y unos cuscurros.

HALA A DISFRUTAR!!!.

 

Parece más de lo que realmente es. Son muy fáciles de hacer. Solo requieren tiempo, pero nada más. Bueno, y paciencia para no comérselas todas.

Yo las hago todos los años para Navidad.

Os animo a que las hagáis, y no dejéis de hacerlas todos los años.

Tiempo de preparación dos días.

INGREDIENTES:

  • 1 kg de azúcar
  • 1/2 vasito pequeño de agua
  • Naranjas de mesa buenas
  • Chocolate de cobertura/postres
  • 14 gr. de mantequilla
  • Papel de horno

PREPARACIÓN:

En un cazo o cazuela, ponemos el azúcar con el poquito de agua hasta que se deshaga el azúcar.

Limpiamos muy muy bien la piel de las naranjas con un cepillito y con agua.

Las partimos en rodajas, ni demasiado finas, pues se romperían, ni demasiado gordas.

Partimos las rodajas por la mitad y lo echamos todo al almibar, con cuidado. SIN REMOVER, esperamos a que empiece a hervir y bajamos el fuego al mínimo, para que se confiten. Lo dejamos, SIN REMOVER, unos 40 minutos.

Son muy delicadas.

Pasado ese tiempo, preparamos una rejilla, la que usamos para enfriar bizcochos, con papel debajo, para que caiga el almibar sobrante.

Vamos sacando con mucha delicadeza y con unas pinzas, las naranjas, y las vamos colocando en la rejilla.

Las dejamos escurrir y secar 24 horas.

….Al día siguiente, derretimos el chocolate con la mantequilla.

Para derretir el chocolate de una manera fácil, partimos en un bol de cristal el chocolate, y lo introducimos en el microondas 30 segundos, si vemos que sigue muy duro, ponemos otros 30. Cuando esté blandito, terminamos de deshacer con una espátula de silicona. No dejamos que se derrita por completo en el microondas. Lo trabajamos hasta que esté completamente derretido. Paciencia.

Forramos unas bandejas con papel de horno y vamos mojando la mitad de las naranjas en el chocolate, escurrimos el exceso y vamos poniendo encima del papel de horno.

Cuando terminemos una bandeja, la metemos en el congelador y mientras vamos haciendo otra.

El chocolate de la cobertura tiene que estar bien durito para poder sacarlo del papel, si no, no se despegará bien y se quedará parte del chocolate pegado.

Así hasta terminar con todas.

Las servimos en una fuente, bombonera o guardamos en una caja forrada en la nevera, para que el chocolate no se derrita hasta que las comamos.

 

HALA A DISFRUTAR!!!

La fondue es un postre muy fácil y muy socorrido, si tienes 2 ingredientes y un par de frutas en la nevera o unos bizcochos. Se prepara al momento y a casi todo el mundo le gusta.

INGREDIENTES:

  • 1 tableta de chocolate para postres
  • 400 ml de nata para montar
  • Fruta
  • Bizcochos

PREPARACIÓN:

Partimos el chocolate y lo ponemos a fundir al baño maría en un cazo, al fuego. Añadimos la nata, mezclamos todo bien.

Partimos la fruta que queramos, yo he optado por naranja y plátano. Si fuera temporada de fresas, las hubiera puesto también. La fruta que más nos guste o tengamos. Partimos los bizcochos en cachitos y lo servimos todo en una o varias fuentes.

Vertemos el chocolate en nuestro recipiente para fondues de chocolate. Los venden en muchos sitios y son baratos.

Lo llevamos todo a la mesa, y a disfrutar!!!!.

Si queréis podéis aromatizar el chocolate con alguna especia o sabor. A mi me gusta tal cual.

Otra idea es preparar dos fundues, una de chocolate blanco y otra de chocolate negro, así cada uno toma de la que más le guste.

HALA A DISFRUTAR!!!

Este verano me trajo una amiga unas tabletas de turrón, de la zona de donde veranea ella, que es muy conocida por el turrón, y lo venden todo el año. Lo tenía guardado para emplearlo en un postre cuando viniera a comer a casa, y así homenajearla con su regalo.

Me acordé que hace años, una Noche Buena que vinieron mis padres a cenar, y no me acordé del postre, me inventé una crema de turrón, con una tableta de turrón de Jijona de mi cesta y un poco de nata que tenía en la nevera. Lo serví en copas y lo adorné cada una con un barquillo relleno de turrón, también de mi cesta. Tuvo mucho éxito y salvé el postre en un momentito.

Hoy he querido hacer esa crema, pero en vez de servirla en copas, he querido presentarla como hago con mi praliné de avellanas en Navidad.

INGREDIENTES:

  • Una tableta de turrón de Jijona
  • 250 ml de nata para montar
  • Almendras laminadas
  • Azúcar glasé
  • 1 plancha de hojaldre

PREPARACIÓN:

Cortamos la plancha de hojaldre en dos rectángulos iguales. En una de ellas, espolvoreamos unas almendras laminadas.

Las horneamos hasta que estén un poco doraditas.

Las sacamos y dejamos enfriar.

Mientras se hace el hojaldre, en un bol desmigamos el turrón con las manos. Se desmiga muy bien. Añadimos la nata bien fría y montamos la nata con el turrón.

Lo tapamos y lo llevamos a la nevera.

Cuando vayamos a montar el pastel, escudillamos la crema de turrón con en la lámina que no tiene almendras, tapamos con la que lleva almendras, sin apretar, y espolvoreamos con azúcar glasé.

Exito asegurado. Y más fácil no puede ser.

HALA A DISFRUTAR!!!

 

 

Este pastel de pescado me lo enseñó una compañera que tenía asturiana, y que lo hacía su madre mucho. Se asemeja bastante al pastel de cabracho. Yo le he añadido una variante, y es ponerle langostinos, gambas o gambones. Ese toque le va muy bien y queda buenísimo.
Si se le pone cabracho será un pastel de cabracho y si se le pone merluza, pues es un pastel de pescado.

Es uno de esos platos socorridos para preparar con antelación cuando tienes invitados.
Se puede comer frío, caliente o como aperitivo con unas tostadas y untado.

INGREDIENTES: 

  • Un brick pequeño de nata líquida para montar
  • 4 huevos grandes
  • Un brick pequeño de tomate frito
  • Una lata de atún en aceite
  • 4 palitos de cangrejo grandes
  • Un puñadito de gambas, langostinos o gambones (lo que tengamos)
  • 2 filetes de merluza pequeños o uno grande, sin piel ni espinas.
  • Una pizca de sal

PREPARACIÓN:
En la jarra de la batidora o donde te sea más fácil, ponemos el pescado troceado, los palitos troceados y los gambones troceados (reservamos tres o cuatro), añadimos el resto de ingredientes y trituramos bien.
La nata tiene que ser para montar, lo pone en los bricks. Si usamos una nata para cocinar no nos valdría, no haría que el pastel se cuaje. La que venden para cocinar solo sirve para hacer salsas.

Untamos un molde alargado de aceite y los gambones que hemos reservado, los ponemos en el fondo colocados.

Vertemos todo con cuidado para que no se nos muevan los gambones y lo metemos en el microondas o en le horno a 180ºC. hasta que esté cuajado. Lo sabremos cuando al pinchar en el centro el cuchillo salga limpio.
Yo le he hecho en el microondas. En el mío, a la máxima potencia tarda unos 15 minutos.
Lo he sacado y lo he dejado enfriar. Luego lo he pasado a una bandeja para servir.
Si queremos lo podemos presentar con unos langostinos cocidos puestos por encima y un poco de mayonesa para adornando.

Se puede servir como entrante o como aperitivo.

Espero que lo hagáis.

 

HALA A DISFRUTAR!!!