COCIDO MADRILEÑO EN OLLA RÁPIDA

COCIDO MADRILEÑO EN OLLA RÁPIDA

A quien no le gusta un buen cocido, sobre todo en invierno, para reconfortarnos del frío. Además de ser un plato muy completo y con mucho alimento.

Antiguamente a las parturientas, para que repusieran fuerzas se les daba un buen caldo con gallina.

Hoy en día el cocido está de moda y se sirve en muchos restaurantes como un plato especial, con sus tres vuelcos, que es como hay que comerlo. La sopa, las verduras con la carnes y los garbanzos.

Continuar leyendo “COCIDO MADRILEÑO EN OLLA RÁPIDA”

GAZPACHO ANDALUZ FITNESS

GAZPACHO ANDALUZ FITNESS

El origen del gazpacho andaluz, tal y como lo conocemos hoy en día, data del siglo XVI, cuando se introdujo en España el tomate y el pimiento desde las Américas.

Anteriormente no llevaba hortalizas, se componía únicamente de pan, aceite, agua y vinagre. Algunas veces se le ponía almendras y ajo.

No es otra cosa que un sopa fría de hortalizas y que se toma fresquito.

Después de un poquito de historia de nuestro rico plato de la gastronomía española y andaluza conocido en todo el mundo, vamos con la receta que yo he preparado sin pan, acto para gente que está a régimen o que no quiera engordar.

INGREDIENTES PARA CUATRO PERSONAS:

  • 1 kg. de tomates maduros
  • 1 pepino
  • 1 diente de ajo
  • 1 pimiento verde (tipo italiano)
  • 1/2 cebolla
  • Aceite de oliva virgen
  • Vinagre de Jerez
  • Sal
  • Agua
PREPARACIÓN:
 
En una batidora de vaso (si la tenemos), ponemos los tomates cortados en trozos y pelados. Lo trituramos un poco para que baje el volumen, añadimos el resto de hortalizas en trocitos, la sal al gusto, un vaso de agua, 60 ml de aceite y 1/3 de vinagre.
Lo trituramos todo junto, bien triturado, probamos de sal, y vinagre y vemos como está de espeso y rectificamos o no. A mi me gusta espeso pero lo suficiente para que también se pueda beber en vaso si quiero. Vamos, que no esté aguachirri.
Lo pasamos por un chino para que quede más fino y lo servimos con trocitos muy pequeños de las hortalizas que hemos puesto, menos la cebolla y el ajo, y con un chorrito de aceite.
Y listo para comer bien fresquito.
Espero que os guste y que lo hagáis.

PURÉ DE VERDURAS

PURÉ DE VERDURAS

Por si no lo habéis notado con las recetas que últimamente publico, sí, estamos a régimen…. SNIFFF. El caso es que esta noche nos toca un puré de verduras 😪. Y que mejor que hacerlo yo a mi gusto que no de los que venden hecho que no sabes ni lo que llevan ni son tan sanos.

El único “lujo” que me he permitido es ponerle una patata pequeñita. Y como no puedo ponerle nata ni picatostes para acompañarlo, pues le he puesto una micro flor de coliflor y dos cuartos de alcachofa para adornarlo, además de un chorrito de aceite de oliva. Es que si no iba a parecer pasto triturado…… 😌 y yo una vaca comiéndolo, aunque eso sí, con cuchara, que una tiene sus finuras.

Aunque al paso que voy, con tanta hierba y tanto lacteo, lo mismo un día amanezco con manchas negras y diciendo MUUUUUU.

Pero Y LO BUENORRA que me voy a poner, que voy volver a recuperar mi talla 40 y este año me voy a volver a poner una minifalda y un bikini, como hacía años que no me ponía, y eso qué????.

Os cuento lo que le he puesto al pasto, bueno, al puré.

INGREDIENTES PARA 4 PERSONAS: 

  • 300 gr. de espinacas frescas
  • 4 puerros medianos
  • 4 zanahorias medianas
  • 2 calabacines grandes
  • 1 patata pequeña
  • 2 quesitos desnatados
  • Sal

PREPARACIÓN:

En una olla lo suficientemente grande ponemos las espinacas lavadas, los calabacines pelados y partidos en trozos, las zanahorias peladas y troceadas, los puerros limpios y troceados y la patata pelada y troceada. Lo ponemos todo con agua hasta casi cubrir y una pizca de sal. Una vez empiece a hervir la espinaca apenas abultará y habrá agua más que suficiente.

Cocemos todo una 1/2 hora o hasta que la patata y la zanahoria estén hechas.

Lo escurrimos, pero reservando un poco del agua de hervir por si hay que añadir para triturar.

Lo ponemos en una batidora de vaso, le ponemos los dos quesitos y una pizca de sal. Lo trituramos.
Si lo queremos menos espeso le añadimos un poquito del caldo. Lo probamos y rectificamos de sal si hace falta.

Como mi batidora es especial para líquidos calientes no hace falta que la deje enfriar un poco.

A mi no me gusta demasiado líquida, me gusta espesita.

Listo para servir!

 

SOPA DE MARISCO

SOPA DE MARISCO

…… o como dice mi marido, sopa de bichitos. Mi madre se la hacía muchas veces. Allá que venía la mujer con la olla de sopa de bichitos para su “recomendao”, como le llama ella. Que realmente no era el “recomendao”, eran los dos yernos por igual. Pero como sabía que nos hacía gracia, lo decía para reírnos. Ja, ja, ja…

Las únicas diferencias es que yo la hago con gambones y con almejas, y ella con chirlas y gambas.
Espero que os guste. Desde luego está hecha con el mismo cariño.

Las cantidades del marisco yo las pongo a ojo. A ver, que la sopa tenga sustancia, que tenga marisco y no sea solo caldo y tres cosas nadando por ahí. Lo dejo a vuestro buen criterio.

INGREDIENTES (para dos personas):

  • Un calamar grande
  • 1/2 kg de almejas
  • Gambones o gambas
  • Mejillones
  • 1/4 de cebolla
  • Tomate frito tipo casero
  • Un hueso de rape
  • Un trozo de rape
PREPARACIÓN:

Ponemos las almejas un buen rato con agua y sal para suelten la arena. Y limpiamos los mejillones.
Lo primero preparamos un buen caldo con los restos.

Limpiamos los gambones y las cabezas y las cascaras a la olla.
Limpiamos el calamar. Le quitamos incluso las pieles. Recortamos la aleta y la echamos a la olla. El resto, excepto el calamar limpio, lo tiramos a la basura.
Con todo esto, y con el hueso de rape, hacemos un caldo. Tal cual, a hervir.
En una sarten preparamos el sofrito con un cuarto de cebolla bien picadita y el tomate frito. Pochamos la cebolla con una pizca de sal y de aceite y cuando esté pochadita añadimos una cuchara de tomate frito, lo terminamos de rehogar y lo apartamos.

En una olla, ponemos los mejillones, los gambones ya limpios, las almejas limpias y enjuagadas, el trozo de rape y el calamar cortado en trocitos.

Ponemos un colador y vertemos el caldo que hemos hecho colándolo, junto con el sofrito que tenemos.

Añadimos una pizca de sal. Luego, a media cocción rectificamos si hace falta.
Lo llevamos a punto de ebullición y cuando comience a hervir, bajamos el fuego, lo tapamos y dejamos cocer hasta que el calamar, que es lo más durito, esté hecho. Depende el tipo de cocina que uséis, tardará más o menos, pero enseguida se hace.

Cuando esté hecha, la dejamos enfriar un poco, sacamos las almejas y los mejillones y los limpiamos de las cáscaras. Los volvemos a echar a la sopa.

HALA, a difrutar. Si queréis, podéis sacar caldo a una olla más pequeña y hacer una sopa de fideos o de arroz, y luego le añades el marisco a la hora de servir.